domingo, 21 de mayo de 2017

Radiohead: OK Computer


Año de publicación: 1997
Valoración: imprescindible

20 años atrás. Gracias por hacer que coincidiera con un domingo. En lo personal, andaba yo por entonces encaramado a una escalera pintando y empapelando la habitación de mi hija mayor, que iba a nacer en unos meses. No hacía un calor excesivo, así que recuerdo la cosa con cariño: ese reconfortante olor de pintura que representa una sensación de novedad que será proustiana. Como el olor de los coches nuevos. Y este disco, puesto a toda castaña.
Cómo nos gusta a los humanos ser los primeros en lo que sea. En reivindicar el descubrimiento de las cosas. No seáis mal pensados. Con este disco, no lo fui en absoluto. De hecho, mi única referencia de Radiohead, ahí junto a los Pulp empaquetados en la cosa del britpop, era Creep, canción que me parecía algo facilona, un himno post-adolescente concebido bajo receta. Había oído algo acerca del revuelo con The Bends pero yo andaba entonces muy liado con los sonidos electrónicos puros. El sello Warp, esas cosas.
Entonces sucedió que me hice con Help, un recopilatorio donde diversos artistas de relumbrón (la escena musical inglesa tenía entonces decenas de ellos) aportaban canciones para una buena causa: los refugiados de la guerra de Bosnia. Y ahí estaba Lucky, que no solamente era un adelanto del disco sino de todo el nuevo sonido de la banda. La voz de Thom Yorke ya hería en profundidad, las guitarras tejidas ya alcanzaban tonalidades épicas. Pero, por encima de todo brillaba lo que estaba por debajo de todo. La banda, influida por la escena electrónica, empezaba a incorporar texturas y detalles de producción (distorsión, ruiditos, profuso uso de pedales de efectos, teclados de todo tipo) que no eran (como en otros grupos) elementos decorativos encaminados a actualizar el sonido. Aquí hablamos de incorporarlos como partes fundamentales de las canciones, como un instrumento más, como partes indisociables.
Para que nos entendamos. Sabéis de esas mierdas de músicas que ponen de fondo en programas como los de, ugh, Bertín Osborne. Adaptaciones blandengues de temas con tiempos congelados, arreglos acústicos y vocecillas susurrantes (preferentemente femeninas). Pues hacer eso con una canción de Ok Computer sería vulgarizarla y despojarla de su esencia. Radiohead tuvieron en cuenta por igual melodías y arreglos, pero se encargaron de que eso funcionara como una retroalimentación. (Voy a ganarme algún enemigo.) Tanto, que se convirtieron muchas de ellas en la clase de himnos que la gente canta al unísono en los conciertos, con el nefasto efecto de eclipsar la experiencia interpretativa. Por favor: ya sabemos que os sabéis al dedillo la letra y la inflexión. Que muchos de vosotros estáis amortizando el Erasmus. Pero dejad a Thom cantar. Radiohead no son U2 ni son Coldplay. Cojones.
Claro que la cuestión de cómo suena el disco es importante. The Bends todavía parecía influido por el sonido grunge y estos chicos eran ingleses y ya habían mamado Aphex Twin, Autechre, Black Dog, tanto como Bowie o Scott Walker. El cambio de sonido se manifiesta bien pronto. O el glorioso riff con que arranca Airbag no se infecta, antes del segundo verso, de toda clase de efectos (incluida la guitarra morriconiana en segundo plano) que la convierten en una suerte de representación de lo que está por venir. No creo (yo, y parece que mucha gente: el disco lleva asentado desde su publicación como uno de los mejores de toda la historia en unas cuantas decenas de miles de listas en todo el globo) que haya muchos discos que empiecen con el cuarteto de canciones que abre OK Computer. De hecho, diría bastante convencido que, en esos veinte años, la totalidad del panorama musical ha sido incapaz de acercarse a la gloria creativa y conceptual de esa obra maestra que es Paranoid Android, más de seis minutos de parones, arranques, órganos solemnes, coros, y lo que haga falta. Cuando el disco se publicó, muchos definían a esta canción como el Bohemian Rhapsody del grupo. Ya sabéis, en un mundo necesitado de hits radiables de a lo sumo cuatro minutos y con una estructura reconocible, el single marciano de seis minutos. Destinada a convertirse en la canción emblema de la banda, aunque muchas de sus potenciales competidoras están en este disco. Un disco al que rindo homenaje por la obvia cuestión de la efemérides, aún teniendo en cuenta que mi opinión es compartida por mucha gente (más de un snob opina que demasiada). Entonces puede que esté de más mencionar la intensidad sonora de esa balada de fin de milenio llamada Exit music (for a film) o el excelso tejido de guitarras que da sustento a Subterranean Homesick Alien... para darme cuenta que ni tan siquiera he mencionado dos iconos como Karma Police o ese extraño pero fascinante amago de canción de cuna llamado No surprises.
En fin, partiendo de la base de que esta reseña solo puede corroborar el clamor global (y partiendo de la base de que esa unanimidad puede generar rechazos inesperados), añadir que la gira de presentación del disco dio lugar a un muy brillante documental titulado Meeting people is easy, que la  carrera del grupo desde entonces solo ha hecho que agrandar su mito, apostando de forma decidida por la experimentación, nutriéndose de los réditos ilimitados que este extraordinario disco les procuró, cuestión que a veces les ha sido echada en cara. El mundo lleva dos décadas esperando un OK Computer 2 y creo que el máximo objetivo de Radiohead es no entregar nunca un disco que pretenda alcanzar esa altura. 

7 comentarios:

  1. Imprescindibilérrimo o algo así. Disco absolutamente brutal. Con permiso de mis adorados Pulp (Thom jamás bailará como Jarvis), disco de la década!

    ResponderEliminar
  2. Lo siento pero discrepo, ni estos, ni Muse, ni otros del estilo me dicen ná de ná. Kings of Leon vale. Pero Radiohead...lo siento.

    ResponderEliminar
  3. Yo discrepo contigo Sir Robin. Pocos grupos han surgido desde los 90s, que se puedan equiparar a Radiohead, y que tengan una discografía tan apabullante como la suya. Aunque sus dos últimos discos creo que son ya algo anodinos, tienen al menos 4 ó 5 que son excepcionales,y el resto muy buenos; y en la cima de todos ellos está "OK Computer". No se me ocurre ninguna banda, en estos tiempos que corren de creatividad tan efímera, de la que se pueda decir lo mismo (No sé si Arcade Fire podrá ponerse algún día a su altura). Al menos en cuanto a bandas de rock de gran difusión se refiere.
    Respecto a Muse, no creo que estén al mismo nivel, pero me parecen un grupo muy digno, que siguen sacando discos con muy buenos temas, contundentes, pegadizos y con unos directos estupendos.
    Kings of Leon, aunque no los he escuchado mucho, todo hay que decirlo, creo que aportan bastante menos que los anteriores.
    Y Koldo, no sabría yo decir si el disco de la década es el "OK Computer", o el "Different Class" de Pulp. Pocos he escuchado más que esos dos!

    ResponderEliminar
  4. Intentaré darle unas vueltas más a ese disco, pero no se no acaba de engancharme igual es que como decía Amestoy de aquella tónica es que lo he probado poco. Ya sé que todo el mundo habla maravillas de ellos, igual soy yo un poco como el salmón y nado a contracorriente... Lo dicho lo voy a intentar de nuevo y os digo algo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por los comentarios. Parece que la cosa se empieza a animar por aquí. Queda claro que se trata de un disco sobre el que se suele opinar, cosa que hoy resulta tan extraña en este mundo de compartimentos estanco en que se está convirtiendo la música y lo que la rodea.

    ResponderEliminar
  6. Es un excelente álbum, sí, pero tampoco tiene un sonido revolucionario. Sus influencias son claras. Y, en mi opinión, está sobrevaloradísimo. Eso de decir que es el mejor álbum de la década (o peor, de la historia) no tiene ni pies ni cabeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo pienso yo. Lo he escuchado 2 veces más pero ni fu ni fa. No es mi estilo, y aunque oigo todo desde fados hasta hip hop, esta banda no caba de convencerme. Tampoco Muse y otras de ese estilo.

      Eliminar